La pasta de celulosa es un material extraído de la madera que generalmente se obtiene a partir de árboles como el pino o el eucalipto



No fue hasta el siglo XVIII cuando se mezcló por primera vez de forma rudimentaria madera triturada con agua, formando la pulpa de celulosa. Tras investigaciones posteriores se fue perfeccionando la mezcla y mejorando el proceso con el añadido de aditivos hasta conseguir la celulosa que hoy en día conocemos.

Pero para la obtención de una celulosa como la comercializada por Anievas, en cumplimiento de los estándares de calidad y con las certificaciones FSC y PEFC, debemos ir al principio del proceso, la investigación forestal.

Para ello es esencial impulsar la capacidad de la economía forestal de manera sostenible, mediante el desarrollo de técnicas forestales y materiales genéticos que ayuden a aumentar los rendimientos y mejoren las propiedades de la madera producida, reduciendo costes y minimizando el impacto ambiental.

Millones de eucaliptos se germinan cada año en nuestros viveros, hasta alcanzar unas determinadas dimensiones y poder ser transportados a campo abierto donde son plantados formando plantaciones certificadas gestionadas de forma sostenible y responsable. Estas plantaciones se van renovando en ciclos de doce años.

Su proceso de fabricación se fundamenta principalmente en cuatro pasos:

Descortezado y astillado

La madera se corta en el campo en troncos de una longitud determinada y posteriormente se transporta a la fábrica de papel donde se extrae su corteza y se astilla para facilitar su cocción y posterior obtención de la celulosa. 

Cocción

Durante la cocción se separan las fibras de celulosa de la lignina, disolviendo dicha ligninina mediante la aplicación de sulfato de sodio, calor y presión, dando como resultado una pulpa cruda de color marrón.

Lavado y blanqueo

La pulpa cruda de color marrón luego se blanquea eliminando la lignina residual y otras impurezas que rodean las fibras de celulosa, volviéndose la pulpa cada vez más blanca 

Secado

Se realiza un proceso de presecado, en el que a pulpa de celulosa se extiende en una hoja continua eliminando el agua a través del drenaje, combinado con procesos de succión y vacío. Posteriormente la hoja atraviesa unos cilindros de secado, donde se le aplica calor para evaporar el agua restante, completado el proceso de deshidratación y dando como resultado bobinas de lámina de celulosa fáciles de transportar.

Anievas está especializada en la comercialización de bobinas de celulosa de diferentes tamaños y usos, así como diferentes modelos, colores y dimensiones de mantelería y servilletas.

Estos productos de alta calidad son ideales para su uso en empresas de limpieza y mantenimiento, hostelería, residencias, industria, etc.

En este mismo campo, y en nuestra apuesta por la sostenibilidad, también comercializamos papel de fibra reciclada, que es biodegradable y ecológico.